lunes, 5 de noviembre de 2012

Se aportan pruebas del maltrato a los toros en la peílcula Blancanieves



La frase “Con las palabras se miente, pero con los ojos no” fue pronunciada por Pablo Berger, director de “Blancanieves”, en la presentación de su película en el Festival de San Sebastián. Ahora, la Plataforma La Tortura No Es Cultura (PLTNEC), la utiliza para acusarle de haber mentido al negar haber causado daño a ningún toro durante el rodaje de la película. La plataformapublica unos vídeos del rodaje en el que se provocan lesiones a novillos durante una lidia a puerta cerrada.


En una nota de prensa anterior, la PLTNC preguntaba al director cuál había sido la suerte de los 9 toros utilizados durante el rodaje de la película y hacía constar que había interpuesto una denuncia, admitida a trámite por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 31 de Madrid, según la cual se habían maltratado animales en la plaza de toros de Aranjuez y que, una vez utilizados, habrían sido dados muerte en las dependencias del mencionado coso taurino. En su nota PLTNEC afirmaba que estos hechosincumplían la Ley 1/1990 de 1 febrero de Protección de los Animales Domésticos (artículo 24.3.g) que considera INFRACCIÓN MUY GRAVE: “La filmación de escenas con animales para cine o televisión que conllevan crueldad, maltrato o sufrimiento cuando éstos no sean simulados” y la Ley 32/2007 de 7 de noviembre para el cuidado de los animales en sus explotaciones, transporte, experimentación y sacrificio (artículo 14.1.d), que considera INFRACCIÓN MUY GRAVE: “Utilizar animales en producciones cinematográficas, televisivas, artísticas o publicitarias, incluso con permiso de la autoridad competente, cuando se produzca la muerte de los mismos”.

Las informaciones que la PLTNC manejaba procedían del testimonio de una vecina de la localidad de Aranjuez que presenció como un camión de carne de lidia retiraba los cuerpos de los toros y de una persona anónima que pudo presenciar el rodaje. El Colegio de Veterinarios de Madrid reconoce así mismo, en documento oficial, que en esos días, que coinciden con los del rodaje de “Blancanieves”, existían dos permisos para la celebración de dos lidias a puerta cerrada.

Ante la denuncia de la PLTNC, tanto su director, como la productora, como una de las actrices, declararon públicamente: “Durante la película no hubo ningún maltrato animal”. “Las secuencias rodadas con toros fueron supervisadas por veterinarios”.

“Si hubiéramos infringido la ley no podríamos haber finalizado el rodaje y aseguramos que seguimos todos los pasos que nos exigía la misma”. “Nunca hemos negado que se utilizaran toros en el rodaje, pero sí negamos que se maltrataran”.

Hace unos días, la PLTNC, recibió de forma anónima una serie de vídeos que ha hecho públicos en http://www.youtube.com/watch?v=u33B2UV1agQ&feature=youtu.be, y en los que se puede ver:



(1) Un novillo de tres años (se sabe que son novillos porque llevan el número 8 marcado a fuego, que indica que tenían tres años en junio de 2011, cuando se rodaron las imágenes remitidas) que sale a la plaza con la divisa clavada en su cuello (una divisa es un arpón que se clava en el cerviguillo del toro justo antes de su aparición en la plaza, para producirle un efecto de excitación). En esta secuencia se puede observar una cámara situada en el palco de autoridades de la plaza.

(2) Un novillo que es banderilleado por un banderillero que lleva en su pecho una cámara incorporada. Coloca mal la banderilla y al terminar, llama al toro “Hijo de Puta”. Siguiendo la secuencia se puede ver que otra persona intenta arrancarle la banderilla desde la barrera, con el terrible daño que eso supone para el animal considerando que la banderilla es, en realidad, un arpón, y se vuelve a repetir el insulto. La otra banderilla aparece caída en la arena. Es importante tener en cuenta que en las imágenes correspondientes a la lidia que se pueden ver en los cines, los animales aparecen sólo con un par de banderillas clavadas, cuando lo lógico en una corrida es que se pongan seis. “Curiosamente”, en los vídeos recibidos, al animal también se le ponen sólo dos.

(3) Un novillo que es guiado al caballo del picador por la cuadrilla de subalternos para recibir los puyazos oportunos.

(4) Un novillo sangrando profusamente y con claros signos de agotamiento, que es llamado desde la barrera para que salga de la plaza y entre por la puerta de toriles después de haber sido maltratado (picado y banderilleado). El estado del animal es tan terrible que no responde a las llamadas y no consiguen que deje la plaza.

(5) Un novillo que recibe diversos pases de muleta por parte de un torero que lleva en su hombro una cámara incorporada. Parece que el traje de luces que lleva es idéntico al que lleva la actriz que hace de Blancanieves en la película.

(6) Un novillo que es sometido a un duro castigo por parte del picador. Llama la atención en esta secuencia, que los que intervienen en ella, subalternos y picador, no llevan la indumentaria taurina, pero según la fuente que informó a la PLTNEC este animal ya no era necesario para el rodaje y se cedió a la cuadrilla que intervino en la película para que lo lidiaran “por diversión”.

En todos los vídeos, que han sido montados en uno y remitido a los medios, se puede observar los mismos adornos en la plaza que los que aparecen en las imágenes de la película, especialmente numerosas mantillas que cuelgan de los tendidos. Igualmente, el número 8 marcado a fuego en los novillos es el mismo que en el tráiler de la película. El traje de uno de los toreros parece igual que el utilizado por Blancanieves en la película. Los novillos llevan dos banderillas como en la película, cuando lo habitual es que lleven seis.

En base al análisis de las imágenes a estas imágenes y a las vistas en los “tráiler” de “Blancanieves”, la PLTNEC afirma que, aunque la productora y una de las actrices de la película han insistido en que no hubo maltrato y que no incumplieron ninguna ley, las imágenes están ahí, claras, nítidas y concluyentes.

Para la PLTNC es más que evidente que se provocó un sufrimiento inútil e innecesario a los animales que se utilizaron y que acabó con la muerte en chiqueros de nueve novillos, lo que incumple las leyes arriba mencionadas, cuando hoy en día existen bancos de imágenes y medios técnicos suficientes para poder haberlo evitado y conociendo que en algunas secuencias se utilizó un toro hidráulico. La plataforma espera que su denuncia prospere y que se depuren las responsabilidades que pudieran derivarse de la misma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario