viernes, 18 de mayo de 2012

Una tetrapléjica logra beber manejando un brazo robótico con la mente

Hutchinson pudo tomar una bebida sin la ayuda de un cuidador por primera vez desde que sufrió su accidente cerebrovascular, hace 15 años.


Cathy Hutchinson, una mujer que sufre una tetraplejía desde hace 15 años, ha conseguido dirigir un brazo robótico con su mente para alcanzar una bebida y después, tomársela sin ninguna ayuda.

La investigación, publicada en Nature, ha sido liderada por el neurocientífico de la Universidad de Brown John Donoghue y por el profesor asociado de Ingeniería Leigh Hochberg -de la misma universidad- y ha conseguido que dos tetrapléjicos, Cathy y Bob, manejen un interfaz robótico con soltura.

Con el sistema BrainGate, Cathy Hutchinson pudo tomar una bebida sin la ayuda de un cuidador por primera vez desde que sufrió su accidente cerebrovascular. Hochberg explica que "años después de la aparición de la parálisis, observamos que aún era posible registrar las señales cerebrales que llevan información multidimensional sobre el movimiento, y que estas señales se podrían utilizar para mover un dispositivo externo".

En algunas sesiones, Hutchinson controló un brazo -llamado DLR Light-Weight Robot III-, más pesado que el brazo DEKA, y diseñado para ser utilizado como un dispositivo de ayuda externa. La participante utilizó este brazo, antes que el brazo DEKA, en la tarea de los objetos de espuma, con una tasa de éxito del 21 por ciento.

El sistema, que también ha probado un varón de 66 años, consiste en un chip implantado en la corteza motora del paciente que registra las señales emitidas por las neuronas para que se muevan, en este caso, el brazo y la mano.

Los dos siguientes objetivos serán un dispositivo implantado que servirá para reactivar las extremidades paralizadas de una persona y la operación de prótesis para amputados, según los investigadores.

Esta no es la única investigación llevada a cabo en este terreno: hace unos meses, la Universidad de Pittsburg consiguió que otro tetrapléjico, Tim Hemmes, moviera un brazo robótico con el cerebro gracias a un neuroimplante. Hemmes, paralizado por un accidente de moto, consiguió mover el brazo con su pensamiento y tocó la mano de su novia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario