lunes, 9 de enero de 2012

Einstein tenía razón

La muerte masiva de abejas alrededor del mundo entorpece los procesos de polinización y ello afecta de manera importante la producción de alimento en el mundo.


A lo largo de la segunda mitad de esta década se ha confirmado un preocupante fenómeno: la muerte masiva de abejas. Conocido como CCD por sus siglas en inglés (colony collapse disorder) el colapso de colonias de abejas alrededor del mundo podría, como bien pronosticó Albert Einstein, generar un desequilibrio radical en la red de alimentación humana.

Cerca de una tercera parte de la producción global agrícola depende la polinización animal (en buena medida la que ejecutan las abejas de miel). Múltiples y lamentables causas que van desde misteriosas plagas aparentemente causadas por parásitos, el uso de pesticidas que indirectamente afectan de manera fatal a las colonias de abejas, o una sinergia de causas destructivas, están provocando una acelerada desaparición de la población de abejas en el mundo.

Hasta ahora la crisis relacionada a las abejas ha sido tratada como una problemática de nicho. Pero conforme los precios de los alimentos siguen rebasando sus máximos históricos adquiere una gran  importancia entender en que grado puede estar afectando a esta problemática el colapso colectivo de colonias de abejas y los efectos implícitos de este fenómeno en la polinización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario