lunes, 26 de noviembre de 2012

Escanea tu cuerpo con Kinect para comprar ropa en internet que te siente bien


Los compradores tienen lógicos recelos ante la compra de ropa en internet, ya que no pueden probársela y ver cómo les sienta antes de pagar. Esta es la razón principal de que el sector textil no haya experimentado el despegue de otros en el comercio electrónico, como la música, los libros y la electrónica. En los Estados Unidos, por ejemplo, la consultora Comscore estima hasta junio sólo el 14 por ciento de las compras online fueron en ropa y accesorios.


Para solucionar este problema, investigadores británicos están creando un nuevo escáner de cuerpo completo. El ingenio está siendo desarrollado por el London College of Fashion, investigadores de la Universidad de Surrey y la compañía Bodymetrics.

La compañía ya tiene escáneres como el de la fotografía que utilizan los sensores de movimiento del Kinect de Microsoft en algunas tiendas como Bloomingdale's (parte de Macy's) en los Estados Unidos, Selfridges y New Look en Gran Bretaña, y Karstadt en Alemania. Algunas empresas, como la berlinesa Upcloud, ya ofrecen escáneres de hogar que utilizan una cámara web, pero los desarrolladores británicos dicen que su sistema es capaz de medir con detalle sin precedentes.

Philip Delamore, del London College of Fashion, estima que entre el 30 y el 60 por ciento de la ropa comprada en internet se devuelve. "Es común que los compradores pidan dos o tres tamaños diferentes de la misma prenda de vestir, al mismo tiempo, ya que no están seguro de cuál se ajusta mejor", dijo.

Imágenes en 3D

Con el nuevo sistema, los compradores tendrían una referencia de sus medidas y podrían hacerse una fotografía para calcular el resto de sus características físicas. EL escáner utiliza todas estas mediciones, combinadas con las proporciones generales de una persona para construir una imagen en 3D.

Combinando esto con la información de tamaño de los minoristas, el sistema también permitiría superar el problema del tamaño de las prendas que no se ajustan. Por ejemplo, la talla M para unas tiendas es para otras el L.

La tecnología se basa en el trabajo previo de la Universidad de Surrey, que se utilizó para crear personajes animados en juegos como los Sims. Adrian Hilton, uno de los responsables de la misma, dijo a Reuters que mientras que algunos compradores todavía disfrutan de la experiencia de pasear por las tiendas y probarse ropa, para otros una mejora en la fiabilidad de las compras en línea será bienvenida. "Para el mercado masculino, creo que estaremos ahí", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario