lunes, 22 de octubre de 2012

Ventajas de las estufas de pellets


Si estás pensando en un nuevo sistema de calefacción para este invierno, te recomendamos al 100% que te pases a la biomasa y, en especial, las estufas de pellets Ahora te contamos por qué…


No solamente por el ahorro energético que  te proporcionará, sino también porque se trata de un combustible totalmente ecológico, que no aumenta las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La biomasa es aquel combustible que proviene directamente de la naturaleza, pero existen diferentes tipos que van de la leña a los huesos frutales pasando por el pellet, que es el más utilizado y el que en este caso nos concierne. Se trata de unos pequeños cilindros de serrín con un diámetro de 5-6 mm y un largo de 10-25 mm. El prensado viene efectuado a alta presión (sin otros aditivos). Normalmente se venden empaquetados en sacos o bolsas y son muy fáciles de transportar. La venta de pellets se acostumbra a efectuar por kilos. Se deben guardar en un lugar seco para que no se hinchen y pierdan propiedades, ya que la humedad, así como el agua, hace que su combustión sea más lenta y se produzcan más humos.

De esta manera, pueden ser guardados indefinidamente. Se recomienda utilizar un silo flexible para almacenarlos. En el momento de irlos a comprar, es importante elegir un pellet de calidad con sello de garantía. Para constatarlo, cabe tener en cuenta que los pellets deben reunir las siguientes características:

  • No contener materiales no pertinentes como papel, tierra o metal.
  • Compactibilidad visible, sin grietas y que no se deshaga en exceso. Si contuviera demasiado polvo, produciría más cenizas y hollín.
  • Color uniforme. Si se observan puntos de color es que contiene restos de materiales no deseados.


El pellet tiene un gran poder calorífico, produce muy poco residuo en forma de ceniza como resultante de la combustión, es de fácil almacenaje y ofrece la posibilidad de aplicación en estufas y calderas, permitiendo que funcionen de forma totalmente automática. Además, su combustión genera un nivel muy reducido de emisiones de CO2. Podríamos decir que se trata de un combustible CO2 neutral porque sus emisiones son tan ínfimas que no contribuyen al efecto invernadero. En cuanto a las labores de limpieza de la caldera, solamente hace falta efectuarlas en época de verano. Principalmente se deben dejar libres de cenizas adheridas el quemador, la cámara de combustión, tubos de gases de escape y el contenedor de cenizas.

El ahorro energético que se obtiene con los pellets es muy importante, gracias a su bajo precio frente al de otros combustibles como el gasóleo, el propano, el butano y la electricidad.

Realmente vale la pena pasarse a la biomasa ya que la producción y uso de pellets en España está en vías de expansión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario