lunes, 22 de octubre de 2012

Mejorar la integración de los estudiantes, un reto para las universidades españolas


La Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la UPM presenta los avances de un estudio sobre las estrategias de acogida de los alumnos de nuevo ingreso y su relación con el fracaso y abandono de los estudios.

Las universidades reciben anualmente miles de nuevos estudiantes. El reto de garantizar su éxito académico y personal exige una adecuada acogida e integración. 

La Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) está elaborando un estudio sobre esta cuestión, basado en la información suministrada por 40 universidades españolas, tanto públicas como privadas. 

Las conclusiones preliminares evidencian la necesidad de mejorar diversos aspectos, como la medición de la integración académica y extraacadémica, lo que permitiría evaluar su relación con el fracaso y abandono de los estudios. 

El informe señala que las universidades necesitan conocer más y mejor a sus estudiantes de nuevo ingreso. Solo 28 de las 40 consultadas conocen el perfil familiar de los alumnos, que comprende datos como el nivel de renta o la formación de los padres. En cuanto a la capacidad de atraer y acoger estudiantes de origen extranjero, el escaso dominio del inglés se releva como un freno para la internacionalización. Una de cada dos universidades no dispone de su oferta académica impresa y online en inglés. No obstante, en los estudios de máster y doctorado la importancia que se atribuye a las acciones de información y acogida a alumnos internacionales es sensiblemente superior. 

¿Se atienden las necesidades de integración de los diversos perfiles de estudiantes? De acuerdo con los resultados de la encuesta, 11 de las 40 universidades declararon contar con un programa orientado a la integración de estudiantes a distancia. El 71% de las públicas manifestaron contar con una estrategia dirigida a los estudiantes con dedicación a tiempo parcial, aunque las evidencias facilitadas se limitan a la normativa sobre permanencia y matrícula. En cuanto a la atención a la discapacidad, más del 80% de las universidades declararon estar preparadas para acoger e integrar estudiantes con necesidades especiales de movilidad, visión y audición. 

Entre los retos que el informe plantea a las universidades figura la mejora de la coordinación entre ellas y de estas con los niveles previos a la educación superior. También especializar las estrategias de acogida e integración de acuerdo con los diferentes perfiles de estudiantes (según dedicación, edad, procedencia, necesidades). Otro desafío es implicar más en estas acciones a todos los estamentos universitarios, sobre todo, profesores y estudiantes, lo que exige estimular su participación, además de formarlos en este campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario