miércoles, 10 de octubre de 2012

¿Es posible el teletransporte?


Para los científicos de la Edad Media, resultaba incomprensible la posibilidad de crear aviones, internet, trenes de alta velocidad o un microondas. Y sin embargo, con el paso de los años y los siglos, se consiguió hacer realidad lo que antaño se consideraba una locura.


Los científicos contemporáneos definen el teletransporte como la capacidad de transportar a alguien o algo de forma instantánea. Se basa en la descomposición o desintegración de un objeto y su reconstrucción en el destino. Algo que hoy puede parecer a muchos una entelequia podría ser mañana una tecnología que cambie el rumbo de la historia.

Los físicos han objetado mucho la posibilidad de teletransportarse, por una razón. Para poder hacerlo se deben conocer exactamente la posición de todos los átomos de un ser vivo, y esto no se puede hacer para objetos grandes, tal como por ejemplo las personas, que contenemos billones de billones de átomos.

Los conocimientos de varios científicos, en torno a un conjunto de disciplinas de la física, se unieron formando lo que se conoce como la llamada teoría cuántica. Esta teoría establece que existe una probabilidad finita de que puedan suceder los fenómenos más extraños, es decir, conocer la posición exacta de los átomos de un objeto.

Entonces, ¿es posible el teletransporte? Sorprendentemente, por la teoría cuántica, la respuesta es un sí, pero con matices. A nivel atómico, el teletransporte es posible.

Los primeros avances tuvieron lugar en 1993, cuando científicos de IBM, dirigidos por Charles Bennett demostraron que el teletransporte era posible a nivel atómico.

A raíz de este anuncio, comenzó una lucha entre investigadores de este campo por estar a la vanguardia. En 1997, se teletransportaron fotones de luz en la universidad de Innsbruck (Austria). En 2004, científicos de la universidad de Viena, lograron teletransportar partículas de luz a una distancia de 600 metros bajo el río Danubio.

Hasta entonces, los experimentos en este campo se habían realizado con fotones, pero a partir de 2006 se produce un avance más hacia el teletransporte real, consiguiendo la teletransportación de un objeto macroscópico. Se llevó a cabo por físicos del Instituto Niels Bohr de Copenhague y el Instituto Max Planck de Alemania.

En 2007, aparece una nueva forma de teletransporte. El físico Aston Bradley, del Centro de Excelencia para Óptica Atómico Cuántica del Consejo de Investigación Australiano en Brisbane, dijo: "Estamos hablando de un haz de 5.000 partículas que desaparecen de un lugar y reaparecen en algún otro sitio".

Actualmente, los avances más vanguardistas en este campo se están realizando en las universidades de Maryland, Carl Berkeley y Michigan. Tras estas investigaciones y las que realizarán los científicos en los próximos años, dentro de unas décadas probablemente será posible teletransportar la primera molécula de ADN o el primer virus.

Sin embargo, el teletransporte de un ser humano, aunque lo permitan las leyes de la física, nos puede llevar muchos siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario