miércoles, 25 de abril de 2012

Euskadi pendiente de la avispa asiática

Integrada por la directora de Agricultura, Ikerne Zuluaga, asociaciones de apicultores vizcaínos, representantes de Base Gorria, de bomberos y de los servicios forales de Ganadería.


El departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Bizkaia mantiene activa la Mesa de Seguimiento de la Vespa Velutina, coincidiendo con los meses primaverales en los que las avispas asiáticas comienzan la puesta de huevos y la construcción de sus nidos. La mesa fue creada ya el pasado año en previsión de la presencia del insecto en Bizkaia tras su detección en Gipuzkoa y Navarra a finales de 2010.
  
Integrada por la directora de Agricultura, Ikerne Zuluaga, asociaciones de apicultores vizcaínos, representantes de Base Gorria, de bomberos y de los servicios forales de Ganadería, Montes y Recursos Naturales, sus primeras iniciativas han sido la implantación de una red de trampas por todo el territorio, la formación de la guardería forestal, de caza y pesca y bomberos en materia de identificación y diagnóstico, la vigilancia preventiva, el establecimiento de protocolos de actuación y la valoración de planes de acción de darse la necesidad.
  
De cara a esta primavera-verano, ha decidido mantener todo el paquete de medidas, además de consultar métodos de actuación en otros territorios o países para la destrucción de nidos. "La situación no es alarmante. Está controlada", ha afirmado la diputada de Agricultura, Irene Pardo.
  
La Mesa de Seguimiento de la Vespa Velutina se ha vuelto a reunir el pasado miércoles ante la detección y confirmación de la primera avispa asiática en Bizkaia, de cara a reforzar el seguimiento y la labor preventiva que se viene efectuando.
  
El pasado 10 de abril, un apicultor de la Asociación de Apicultores de Bizkaia remitía al laboratorio Neiker el cuerpo de una avispa que había caído en la trampa dispuesta al efecto en su colmenar para la confirmación de la fundada sospecha de que se trataba de un ejemplar de la avispa asiática o Vespa Velutina. Un día después, se confirmaba al Servicio de Ganadería.
  
Al tratarse de un solo ejemplar el detectado, la Mesa de Seguimiento reunida el pasado miércoles considera prematuro afirmar si se trata de una aparición esporádica o que la especie se ha instalado en Bizkaia procedente de Gipuzkoa. Tampoco se conoce si la reina detectada estaba fecundada.
  
En la actualidad, las asociaciones de apicultores vizcaínas tienen distribuidas trampas por todo el territorio en colmenares de diferentes socios. También se ha acordado la publicación de carteles informativos para su distribución en oficinas comarcales agrarias (OCAs) y parques de bomberos, así como ratificar el protocolo de actuación.
  
Dado que la aparición de nidos se da en el periodo julio-septiembre, se ha decidido que, en función de los resultados que vayan dando las trampas, se convoque, de nuevo, a la Mesa, se traslade novedades sobre la evolución del insecto y cada responsable informe a su guardería para mantener viva la vigilancia.
  
La avispa asiática o Vespa Velutina se detecta por primera vez en 2004 en las inmediaciones de Burdeos, a donde pudo llegar por barco a través del comercio de maderas procedentes del sudeste asiático. Se calcula que avanza unos 100 kilómetros por año y, a finales de 2010, se identificó en Gipuzkoa y Navarra.
  
Se trata de una especie invasora dañina para la apicultura, pues se alimenta de proteínas provocando bajas de abejas y, sobre todo, al merodear los colmenares, provoca tan alto grado de estrés en las abejas que éstas, frecuentemente, abandonan el colmenar.
  
En previsión de su posible presencia en Bizkaia, en septiembre de 2011 la dirección de Agricultura del departamento foral formó una Mesa de Seguimiento de la Vespa Velutina para abordar este problema.
  
La Vespa Velutina es de gran tamaño, 30mm, y muy parecida a la europea, Vespa Crabro, hasta de 40mm, presente en Bizkaia. Sin embargo, se diferencia por el color negruzco de su cuerpo, parte final del abdomen y cabeza anaranjados y el amarillo de los extremos de sus patas. Se alimenta de néctar de flores y fruta madura y la proteína la obtiene de las abejas y otros insectos que captura.
  
Los nidos tienen forma esférica y se alojan en árboles frondosos, en menor medida en edificaciones y raramente bajo tierra. Cuando alcanzan su máximo desarrollo, pueden llegar a medir unos 50 centímetros de ancho y 80 de alto. Los nidos de otras especies de avispas pueden ser similares a los de las velutinas, por lo que hay que asegurarse antes de su destrucción.
  
Según el protocolo de actuación fijado por el departamento de Agricultura, los avisos procedentes de zonas rurales son trasladados a Base Gorria, mientras los procedentes de domicilios urbanos o rurales, a los bomberos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario