viernes, 9 de noviembre de 2012

IBM crea un chip con nanotubos de carbono


La carrera para cumplir la ley de Moore, que predice una duplicación en la capacidad de los chips cada dos años, es una lucha que la industria ha ganado gracias a la miniaturización del componente básico de los procesadores, el ladrillo del que se componen: el transistor de silicio.


La miniaturización tiene dos efectos. Por un lado reduce el tiempo que le lleva a la electricidad recorrer el chip, aumentando la velocidad. Por otro, reduce las fugas, mejorando el consumo. Además, permite meter más transistores en el mismo espacio, aumentando su potencia, ya sea mediante la capacidad de contestar a órdenes más complejas, como se hizo sobre todo durante los 90, o por el aumento de núcleos y de memoria caché, que fue el camino preferido durante los 2000.

El problema es que muchos científicos creen que dentro de un par de años podríamos encontrarnos con un callejón sin salida, sin capacidad para llevar aún más lejos la reducción en tamaño de ese componente esencial que es el transistor, porque se estarán acercando al ancho de un par de átomos.

Los nanotubos son láminas de carbono que se enrollan para formar tubos. El emplear este nuevo material permitiría reducir el tamaño de cada transistor, además de aumentar la velocidad. Los investigadores de IBM creen que cuando la técnica esté más perfeccionada, a final de esta década, podrán tomar el relevo del silicio en esa carrera, ya que lo mejoran por "un factor de cinco o más", según Supratik Guha, director de ciencias físicas del centro de investigación de IBM en Yorktown Heights.

La investigación, publicada en la revista Nature Nanotechnology, ha consistido en imprimir en una oblea de silicio 10.000 transistores de carbono perfectamente funcionales, empleando técnicas de fabricación de chips convencionales. IBM ya había logrado hace unos meses hacer funcionar como transistores del tamaño de 10 nanómetros construidos con nanotubos. Actualmente la tecnología de silicio más avanzada llega a los 22 nanómetros. Uno de los principales problemas que deberán resolver será la pureza del carbono a emplear y la colocación de los nanotubos sin el uso del silicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario