martes, 20 de noviembre de 2012

Gandía Shore episodio 6: Los chicos se separan de las chicas


Después de que la semana que viene nos quedáramos sin ver el capítulo 6 de Gandía Shore por la emisión de los premios MTV EMA, esta semana cogemos con más ganas que nunca el sexto episodio de Gandía Shore, que marca el “paso de Ecuador” de esta primera temporada (recordemos que son 11 capítulos en total).


En el capítulo anterior dejamos a Ylenia en estado de histeria dando voces a diestro y siniestro y llamando de todo a Core. La morena se atrevió a tontear con Labrador (o al menos eso le pareció a Ylenia), lo que provocó que la de Benidorm se pusiera como loca intentando defender “su territorio”. Veamos cómo termina la cosa.

Empieza el capítulo como lo sejamos hace dos semanas, con Ylenia fuera de sí y aparentemente buscando que Core le de dos tortas. Lo curioso es que la catalana no se las haya soltado, porque no parece ser de las que se cortan ni un pelo. Al final Core termina llorando, pero como ella misma nos cuenta no es por lo que le está diciendo la otra sino de la rabia; de la rabia de no poder darle un par de collejas a Ylenia, supongo. Al final la noche termina con los chicos bañándose con la salida del sol y Abraham luciendo tanga para el regocijo de las chicas.

A la llegada a casa, los chicos repasan los acontecimientos de la noche y hacen su particular “moviola”. El resultado es que Labrador cada vez soporta menos a Ylenia y da la relación por terminada, pese a que la otra se le mete en la cama por enésima vez. La verdad es que la chica es pesada hasta para Labrador, no me extraña que no quiera saber nada de ella. Mientras, Core llama a su casa para pedir a su padre que vaya a buscarla por segunda vez en lo que va de programa, y aún estamos por la mitad de esta primera temporada. Lo curioso es que el padre, en vez de ir corriendo a sacarla de allí, la convence para que se quede. ¿Pero qué clase de padres quieren que sus hijos vayan a Gandía Shore?.

Finalmente Core e Ylenia hablan e intentan arreglar el desaguisado de la noche anterior. La rubia, pese a que va comiéndole el tarro a todos en la casa, malmetiendo contra Core y poniéndola de guarra para arriba, luego tiene la caradura de pedirle perdón a Core pot todo lo que le dijo la noche anterior en la playa.

Después de desfogarse un poco en los karts, todos vuelven a casa y deciden que esta noche van a salir por separado, chicos por un lado y chicas por otro. Así que noche de ponerse guapos y competir a ver quién liga más y quién lleva más compañía a casa. ¡Por favor, que alguien me explique qué es lo que se peina Labrador!. Los chicos prevén una gran noche (según Esteban, cuando van solos las chicas están más “perceptivas”). Mientras, ellas salen pensando en si los otros van a ligar o no, especialmente Ylenia, que por mucho que diga que se tiene que olvidar de Labrador le va a amargar la vida al chico como éste no le ponga límite rápido.

Las técnicas de ligoteo que se ven el el programa sob bastante singulares: Te froto la delantera, me arrimas la cebolleta, te muerdo la oreja, me besas el cuella y te digo “uf, me estás poniendo mala”. Luego dice Labrador que le ha molado la tía porque se la veía sincera. Sí, toda la sinceridad que se puede mostrar pidiendo un cubata.

Las chicas han terminado la noche pronto y han vuelto a casa. Lejos de terminar la noche, han montado una de las escenas más surrealistas del capítulo, metidas en el jacuzzi y con la parte de arriba quitada. La verdad es que se les ve bastante necesitadas, especialmente Gata y Core, así que cuando los chicos han llegado a casa (también solos, por cierto) se han encontrado un espectáculo bastante curioso. Una vez se han ido todos a dormir a Ylenia le ha faltado tiempo para ir a por Labrador e intentar de nuevo liarse con el de Puerto de Sagunto. Las imágenes que vienen a continuación las puede guardar Ylenia para cuando en el futuro le tenga que explicar a sus hijos lo que es humillarse “tirándole la boca” una y otra vez mientras el otro le dice cosas del tipo “¿Dónde vas rata?”.

Al día siguiente en el chiringuito parece que las chicas se han propuesto no pasar otra noche en blanco, así que se dedican a ir pidiendo números de teléfono a todo ser viviente que circula por allí como si estuvieran haciendo encuestas. Si tenéis oportunidad de ver el vídeo no os perdáis el bañador-slip blanco de uno de los italianos a los que invitan al jacuzzi.

Definitivamente, Ylenia es insoportable; tanto, que va a ser capaz de conseguir que hasta Labrador me parezca un tío normal. Bueno, tanto no, pero insoportable sí que es. La de Benidorm se ha enterado de que Labrador se lio con una chica la noche anterior y le ha montado otro pollo al valenciano y le ha jurado “venganza”.

Al final los italianos se han presentado en la casa a ver a las chicas. ¡Si es que éstos se apuntan a todo!. En una cosa Ylenia tiene razón, los tíos son feos de narices, aunque ella, como no es nada superficial, ha decidido darles una oportunidad y conocerlos.

Segunda noche que chicos y chicas salen por separado, y esta vez cambian los planes: Los chicos van a Varadero mientras que las chicas se van a Bacarrá con batantes ganas de guerra, por cierto. La noche de los chicos es bastante tranquila, pero las chicas se han cogido un pedo bastante considerable. Core le ha echado el lazo al italiano que le mola a Arantxa, e Ylenia “la justiciera” ha salido a imponer justicia. Al final, Core y Arantxa se terminan poniendo de acuerdo y se lían los dos con él. ¡Si es que hay que compartir!. Al final se presentan las chicas en casa con los italianos y se encuentran a los chicos dormidos, así que Ylenia se pone a pegar voces para despertarlos. Vamos, lo normal. ¡No vaya a ser que no se enteren de que venimos con compañía!.

Hasta aquí el episodio de hoy. La semana que viene sabremos cómo termina lo de los italianos, pero tiene pinta que Ylenia va a volver a montar el pollo en todos los capítulos que quedan hasta el final.


No hay comentarios:

Publicar un comentario