martes, 13 de noviembre de 2012

Convierten el azúcar directamente en diésel y con más potencia que el etanol


Un proceso de fermentación larga abandonado, que se utilizaba anteriormente para convertir el almidón en explosivos, permite producir combustible diésel renovable para sustituir a los combustibles fósiles que ahora se necesitan para el transporte, según han descubierto científicos de la Universidad de California (Estados Unidos).


Departamentos e ingenieros químicos se unieron para producir combustible diésel a partir de los productos de la fermentación bacteriana descubierta hace casi cien años por el primer presidente de Israel, el químico Chaim Weizmann, en 1914. El proceso reestructurado produce una mezcla de productos que contienen más energía por galón que el etanol que se utiliza hoy en combustibles para el transporte y que podría ser comercializado dentro de entre cinco y diez años.

Si bien el costo del combustible es aún mayor que el del diésel o la gasolina producidos a partir de combustibles fósiles, los científicos aseguran que el proceso reduce drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte, uno de los principales contribuyentes al cambio climático global, según el informe de la investigación, que publica mañana 'Nature'.

El proceso de Weizmann empleaba la bacteria Clostridium acetobutylicum para fermentar los azúcares en acetona, butanol y etanol. Los científicos han desarrollado ahora una manera de extraer la acetona y el butanol a partir de la mezcla de fermentación, dejando la mayor parte del etanol detrás y, mediante un catalizador, convertir esta mezcla de proporciones ideales en una de hidrocarburos de cadena larga que se asemeja a la combinación de hidrocarburos en el combustible diésel.

El proceso es lo suficientemente versátil como para utilizar una amplia gama de materias primas renovables, a partir de azúcar de maíz (glucosa) y caña de azúcar (sacarosa) con el almidón, y trabajar con materias primas no alimentarias, como la hierba, los árboles o los residuos campo en los procesos celulósicos.

"Se puede ajustar el tamaño de los hidrocarburos sobre la base de las condiciones de reacción para producir los hidrocarburos más ligeros típicos o de cadena más larga o de cadena ramificada en el combustible para aviones", dijo Dean Toste, de la Universidad de California y uno de los autores.

La investigación, apoyada por el Instituto de Energía Biocientífica, en colaboración con la Universidad de Berkeley, el 'Lawrence Berkeley National Laboratory' y la Universidad de Illinois en Urbana Champaign y financiado por BP, ha descubierto que el proceso de fermentación extractiva utiliza menos del 10 por ciento de la energía de una destilación convencional para obtener el butanol y la acetona fuera, es decir, que supone grandes ahorros de energía.

El proceso de fermentación, denominado ABE para las tres sustancias químicas producidas, fue descubierto por Weizmann alrededor del inicio de la Primera Guerra Mundial, en 1914, y permitió a Gran Bretaña producir acetona, que era necesaria para la fabricación de pólvora, que se utiliza en ese momento como un propulsor militar para reemplazar pólvora. La última fábrica de Estados Unidos que usó este proceso para producir acetona y butanol cerró en 1965.


No hay comentarios:

Publicar un comentario