martes, 2 de octubre de 2012

Los directivos suspenden en innovación

Sólo un cuarto de los máximos responsables de las empresas piensa que el nivel de innovación de su compañía es adecuado o ejemplar. Un dato que sorprende en un momento en que muchas organizaciones aseguran que fomentar el espíritu emprendedor de sus profesionales es clave para la competitividad.

 

Aún habrá que esperar un tiempo para que la innovación sea una realidad en las empresas españolas. El 80% de los directivos consultados en la encuesta Innov@cción 2012 de PeopleMatters y Ars et Inventio confiesa que la estrategia en esta materia está en proceso o en desarrollo en sus compañías.

En un entorno empresarial complejo en el que aumenta la dificultad para competir y, como consecuencia, la reducción asociada de márgenes, sorprende que la innovación todavía quede en un segundo plano. Más aún cuando empresas como Google demuestran que permitir a sus empleados que destinen un 20% de su tiempo a pensar en nuevas ideas funciona.

En España, hasta el Ibex 35 se ha apuntado a la innovación: por ejemplo, Gas Natural Fenosa ha creado un concurso, abierto a toda su plantilla, que reconoce aquellos proyectos que suponen un cambio en las actividades y negocios del grupo. También Telefónica España tiene distintos programas que fomentan el espíritu emprendedor entre sus profesionales.

¿Qué está pasando?

El 45% de las respuestas recogidas en este informe respaldan que la innovación tiene que ser un factor estratégico, porque permite a las compañías diferenciarse e incrementar su nivel de competitividad en el mercado. Sitúan por debajo otros factores internos, como la reducción de costes o la mejora de la eficiencia. Sólo el 13% cree que el incremento de clientes e ingresos sea crucial.

Si hay algo que los directivos parecen tener claro son las áreas en las que tener buenas ideas y emprender es necesario. El 28,25% piensa que es prioritario innovar en la definición y en el lanzamiento de nuevos productos y servicios al mercado; no tanto en las funciones más internas de las compañías como logística, finanzas, compras o postventa.

¿Qué factores frenan el desarrollo?
 
La mitad de las respuestas señala que es la visión a corto plazo la que está minando la innovación. Se confirma, por tanto, que en estos momentos la mayor preocupación de las organizaciones es conseguir resultados de negocio. Según el informe, esta conclusión refuerza la necesidad de que la innovación deba considerarse como un proceso estratégico y que, además de gestionarla, hay que liderarla desde la cúpula empresaria.

El 81% de los encuestados considera que debe liderarse desde el máximo nivel de las compañías y, en el proceso, un factor crítico de éxito es disponer de una cultura y un liderazgo claro que genere el compromiso, implicación y participación necesaria de los empleados.

Los datos en este sentido tampoco son muy halagüeños: el 58% de los directivos entrevistados declara no disponer de un modelo de gobierno para gestionar la innovación. El lado positivo es que el 53,75% de las organizaciones está definiendo o desarrollando una estrategia para llevar a cabo nuevos proyectos.

¿Por qué fracasa la innovación?
 
Creatividad -capacidad para generar nuevas ideas-, modelo de gestión –conjunto de reglas y procesos que permiten convertir las ideas en valor para la compañía- y cultura de innovación –materializado en un liderazgo claro que genere compromiso- son los ingredientes de la innovación, según este informe.

Pues bien, las empresas están poniendo su foco en la generación de ideas, la primera fase del proceso. El fallo se produce en las sucesivas. Para convertirlas en valor para el negocio es necesario potenciar el ámbito de gestión como de liderazgo de innovación.

Otro de los culpables de este fracaso es que las empresas no cuentan con los mecanismos necesarios para adecuar la cultura y conseguir el compromiso y la implicación de los empleados. Se confirma: el 69% de las compañías no dispone de un modelo de incentivación y reconocimiento de los profesionales ligado a la innovación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario