jueves, 4 de octubre de 2012

La extraña dieta del calamar vampiro del infierno


El biólogo del Instituto de investigaciones del Acuario de la Bahía de Monterrey (California, EEUU), Henk-Jan Hoving, ha descubierto junto a su colega Bruce Robinson los hábitos alimentarios del calamar vampiro del infierno (Vampyroteuthis inferanlis), un cefalópodo que habita en las profundidades de los océanos.

Pese a su terrible nombre y a su extraño aspecto, los hábitos del calamar vampiro del infierno no tienen nada que ver con los de unnosferatu. A diferencia de los murciélagos vampiros, de las lampreas o de las sanguijuelas, este invertebrado no es un animal hematófago, sino que su dieta se basa, entre otras sustancias... enexcrementos.
La investigación, publicada en la revista especializada PloS ONE, desvela que el calamar vampiro se alimenta de "nieve marina" –restos de algas y animales que viven en las profundidades del mar-, excrementos y deshechos de otros organismos. El animal captura a sus presas  sirviéndose de unos filamentos cubiertos de diminutos pelos extremadamente sensibles al tacto, que sirven "para detectar y capturar materia y detritus y, al mismo tiempo, detectar la presencia de depredadores".
Así, el calamar vampiro podría ser el único cefalópodo que no se alimenta de presas vivas. Considerado reliquia filogenética –es el único superviviente conocido de su orden: sus orígenes se remontan a hace 165-164 millones de años, en pleno período Jurásico-, debe su nombre a su cuerpo rojo oscuro, a sus grandes ojos azules o rojos –proporcionalmente, los más grandes del reino animal- y a la membrana que cubre sus ocho extremidades, parecida a una capa. En esta ocasión, el hábito no ha hecho al monje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario