lunes, 1 de octubre de 2012

Bruselas quiere impulsar la informática en la nube poniéndole un canon

La Comisión europea ha aprobado este jueves una estrategia para potenciar el sector de la informática en la nube en Europa. Entre otras cosas, Bruselas quiere impulsar los estándares necesarios para garantizar a los usuarios la interoperabilidad entre los servidores en la nube

 
Otro objeto es desarrollar modelos de contratos a nivel europeo que cubran aspectos como la preservación de los datos una vez finalizado el contrato, la revelación e integridad de datos, la ubicación y transferencia de los mismos, la propiedad de los datos y las responsabilidades directas o indirectas para reforzar la confianza de los usuarios en los servicios informáticos en la nube.

Pero la Comisión no ha dejado otros aspectos de lado. Así, como muchos usuarios suben a nube copias privadas de obras artísticas como música o libros, Bruselas está valorando la posibilidad de retribuir a los artistas por medio de una ampliación del canon digital. Algo que se compadece mal con el impulso que, según la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Agenda Digital, Neelie Kroes, quieren darle a la informática en la nube, con la que esperan promover unos 2,5 millones de nuevos empleos y generar un crecimiento económico de 160.000 millones de euros al año en el horizonte de 2020.

Doce entidades de gestión de derechos de autor contactaron el miércoles con la Comisión, argumentando que "esta compensación para los centenares de miles de creadores de toda Europa no ha obstaculizado las ventas de dispositivos en los países donde se aplican. Nuestros miembros no entienden el intenso deseo de los fabricantes de electrónica por abolir este sistema de retribución, que, aunque tal vez no del todo perfecto, claramente logra sus objetivos". Su conclusión es que una tasa similar en la nube tampoco afectaría a su popularización.

Sin embargo, y al margen de que el canon no deja de suponer una subvención por parte de una industria en auge a otra moribunda, su imposición supondría muchos problemas para servicios gratuitos como Dropbox, Google Drive o Sykdrive, que difícilmente podrían seguir funcionando en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario