miércoles, 6 de junio de 2012

Negocios que triunfan sin necesidad de abrir un local


Para que tu empresa tenga éxito no es necesario contar con una buena ubicación ni con el mejor establecimiento. Un ordenador, un móvil y tu capacidad para encontrar clientes son las claves ganadoras.


Con un ordenador y un móvil, una estilista, por ejemplo, puede gestionar su actividad sin problemas. Enrique Dubois, consejero delegado de la incubadora de empresas Mola, asegura que él fue testigo del éxito de una joven que hacía la pedicura y la manicura a domicilio sólo con la ayuda de un teléfono y un ciclomotor con el que recorría la ciudad de Barcelona para ofrecer sus servicios. Gracias al boca a boca logró, en poco tiempo, ganar 6.000 euros al mes pintando uñas de casa en casa, que más tarde invirtió en un centro de belleza. Sin embargo, “si hubiera querido, podría haberse ahorrado el local y haber contratado a más maquilladoras a domicilio multiplicando, de esta manera, su beneficio por tres”.

Viabilidad

Un local físico no puede determinar el éxito de un negocio. Su viabilidad obedece a factores como los márgenes de beneficio que pueda tener, la demanza de la zona a cubrir, los riegos y las oportunidades. David Alva, presidente de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (Ceaje), considera, además, que la viabilidad de un negocio sin sede física pasa por apostar por la tecnología. “En este tipo de empresas es esencial contar con un portal online con mucha usabilidad e información práctica para el cliente, ya que es su carta de presentación”.

Para Juan Martínez de Salinas, ponente y bloguero, también es esencial la viralidad que el emprendedor pueda realizar a través del boca a boca y de las redes sociales. Asegura que “con planificación, organización y un enfoque claro del negocio una empresa sin sede puede tener larga vida”. Su mejor ejemplo son los conferenciantes que viven exclusivamente de esta actividad. “La clave está en que se especializan en un área de conocimiento concreta, a su medida y con su estilo propio. Son personas que se reinventan constantemente e interactúan en múltiples proyectos para tener bastantes opciones, en caso de que les falle la principal. Su gran valor es su marca personal”, añade Martínez de Salinas.

Este momento, además, obliga a muchos emprendedores a ser muy exigentes con sus gastos, y un local para algunos negocios “es un cargo absurdo que hay que evitar a toda costa”, indica Dubois. En este sentido, Internet y el fenómeno del coworking han cambiado la forma en la que trabajamos. También ha variado la manera en la que interactúan los consumidores con la empresa. Ahora muchos negocios se gestionan por teléfono, email o videoconferencia, y en la mayoría de los casos se cierran acuerdos en un encuentro físico para ofrecer al cliente mayor seguridad. “Contar con una sede física a la que poder acudir no tiene por qué generar mayor confianza, pues ahora ya tenemos ejemplos que muestran que una empresa con una oficina a pie de calle no es sinónimo de profesionalidad. Por eso, tiene que producirse un cambio en la mentalidad de la sociedad española sobre la forma de prestar servicios”, asegura Martínez de Salinas.

Franquicias para trabajar sin salir de casa

Femxa for business es una empresa dedicada a impartir y gestionar soluciones integrales de formación. Los emprendedores que elijan esta franquicia no necesitan local físico ni tampoco una experiencia previa, pues cuentan con el soporte del Grupo Femxa. La inversión total parte de 13.500 euros.

Micomcom. Esta enseña se dedica a la comercialización de campañas de márketing y comunicación para pequeñas y medianas empresas. Su actividad no requiere un local físico y su inversión asciende a los 9.995 euros.

Harvey & Lluch Consultores. Es una consultoría de empresas especializada en nuevas tecnologías y sociedad de la información, en especial en la implantación y desarrollo en las entidades jurídicas. Disponer de un local no es necesario inicialmente y su inversión total alcanza los 8.000 euros.

Geswebs es una franquicia dedicada a ofrecer soluciones en Internet, desde la creación de la web y su mantenimiento hasta servicios complementarios como el posicionamiento, no requiere un local físico y su inversión total es de 3.000 euros.

Costasur.com. Esta franquicia no requiere local físico porque desarrolla su negocio a través de Internet, ya que es un portal especializado en servicios turísticos. La inversión total es de 1.950 euros y ya está incluído el canon.

CASOS DE ÉXITO

Un espacio para profesionales

Ana Vaquero sabe que no hace falta un espacio físico para poder desarrollar su actividad profesional. Ella dejó un puesto fijo como secretaria de dirección para hacer realidad su sueño: fomentar que las empresas inviertan en capital humano. Para ello, decidió formarse a través de cursos que pagaba trabajando a domicilio como masajista. No necesitó local ni ordenador. Diseñó unas tarjetas de visita con su teléfono que fue repartiendo por las tiendas más visitadas de Salamanca y así fue haciéndose un nombre en ese sector.

Sin embargo, Vaquero reconoce que en esa época parecía imprescindible tener un espacio físico para generar confianza y en 2007 inauguró Armonía, un local en el que los profesionales que no tienen un lugar ni una oficina donde desarrollar su actividad pueden hacerlo. De esta manera, esta emprendedora para emprendedores consiguió lo que buscaba: dar apoyo a profesionales que no cuentan con los recursos necesarios. Armonía también realiza actividades y eventos fuera del centro.

Cuando el arte se sirve a domicilio

Carmen Montero siempre se ha dedicado al mundo del arte. Durante años ha estado trabajando por cuenta ajena para empresas de este sector y ha expuesto en galerías de España e Italia. Fue en uno de estos eventos cuando se dio cuenta de que había un nicho de mercado sin explotar: la gente que iba a ver sus cuadros los compraba en función de si le encajaban con la decoración de su vivienda. En ese momento decidió cambiar su orientación laboral y adaptar su trabajo a los gustos y necesidades de sus clientes.

De esta forma se convirtió en autónoma y comenzó, hace ya diez años, a crear retratos y murales a medida. Un negocio en el que no necesita una sede física, pues el taller lo tiene en su casa y la mayoría de trabajos los realiza en el domicilio del cliente. Su secreto reside en la flexibilidad. En su estudio hace las primeras pruebas y el resto del tiempo de trabajo lo realiza fuera. Ha pintado un mural para el rectorado de la Universidad de Elche, ha trabajado para varias oficinas en Alicante y también tiene diversos clientes en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario