lunes, 4 de junio de 2012

Ensayan con una molécula que hace de escudo contra el cáncer


El fármaco BMS-936558 actúa inhibiendo ciertas proteínas y hace de escudo protector de las células tumorales frente al sistema inmune.


Científicos de la Johns Hopkins University en Baltimore, Estados Unidos, han probado con éxito una nueva molécula contra el cáncer todavía en fase experimental que ayuda al sistema inmune a hacer frente a las células tumorales, y ha ofrecido resultados prometedores frente al cáncer de riñón, el melanoma y un tipo de cáncer de pulmón avanzado.

Dicho fármaco, llamado BMS-936558, actúa inhibiendo la proteína PD-1, que hace de escudo protector de las células tumorales frente al sistema inmune del organismo, según los datos que publica el New England Journal of Medicine y se han presentado en el Congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO, en sus siglas en inglés) que se celebra en Chicago.

Aunque se trata de un estudio en fase I, los resultados invitan al optimismo al comprobar el grado de actividad antitumoral en pacientes que habían progresado de su enfermedad tras recibir el tratamiento estándar en cada tumor, ha asegurado Suzanne Topalian, autora de la investigación.

En el estudio participaron un total de 296 pacientes con cáncer de pulmón no microcítico, colorrectal, próstata renal y melanoma, y en estos dos últimos tumores es donde se encontraron las tasas de respuesta más elevadas (27 y 28 por ciento respectivamente), seguidos del de pulmón (18%).

"Nos ha sorprendido especialmente los datos en cáncer de pulmón, ya que históricamente son tumores que no habían demostrado una respuesta a una terapia inmunológica tan elevada como ésta", ha señalado Topalian. El fármaco fue bien tolerado en términos generales, sin toxicidades graves, y en algunos casos los pacientes respondieron a su uso durante más de un año.

En este periodo, el 27 por ciento de los pacientes con cáncer de riñón consiguió mantener estable su enfermedad durante más de seis meses, algo que también lograron aunque de forma más reducida el 7 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón y el 6 por ciento de los de melanoma.

Topalian y su equipo consideran necesario continuar investigando el potencial de esta molécula hasta comprobar si ofrece una mejora en la supervivencia de estos pacientes. No obstante, un subanálisis de los datos del estudio ya apunta a un potencial biomarcador en las células cancerosas, una proteína llamada PD-L1, que podría ayudar a predecir qué pacientes responderán mejor al BMS-936558.

No hay comentarios:

Publicar un comentario