lunes, 14 de mayo de 2012

Un exclusivo vodka de Kirguistán


No existe un vodka en el mundo más exclusivo que el Bishkek, el único que se produce en Kirguistán. Bautizado con el nombre de la capital kirguís, se produce con antiguos métodos derivados de los primeros soviéticos, a lo que se suma la pureza de los ingredientes de este país montañoso y poco poblado: agua y granos de cereales que se destilan y filtran con un sistema de grandes hoyas (como ocurre con el coñac y el whisky escocés) y no en columna, como suele ser habitual en Rusia. Además, no han añadido ni azúcar ni extractos.


Los productores locales han sido muy celosos con este espirituoso premium, de ahí que no haya sido hasta hace unos meses cuando han dado el visto bueno a comercializarlo fuera de sus fronteras. Eso sí, sólo serán 1.000 botellas, que han sido numeradas a mano. El único punto a la venta es Amsterdam, en 10 licorerías de la capital (el por qué ha sido elegida esta ciudad se debe a que han sido holandeses los diseñadores de la botella y la etiqueta).

El precio de venta es de 32 € (70 cl), pero ya son muchos los coleccionistas que estarían dispuestos a adquirirla a los primeros compradores por un mayor precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario