lunes, 7 de mayo de 2012

Parásitos acuáticos en peces

Dirigidos por el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia (España), los investigadores utilizaron microscopía láser confocal de barrido (CLSM).


Los myxozoos, debido a su reproducción por esporas y sin inseminación, guardan relación con los cnidarios, una especie marina primitiva de enorme diversidad, y a este grupo pertenecen organismos como las anémonas, los corales y las medusas. Los peces sucumben con rapidez a estos parásitos debido a la gran velocidad a la que se reproducen. No obstante, la investigación no ha logrado averiguar las consecuencias de su desarrollo.

Dirigidos por el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia (España), los investigadores utilizaron microscopía láser confocal de barrido (CLSM) para analizar la anatomía y la biología reproductiva de los patógenos. Una de las funciones del equipo español fue la de investigar la morfología, la estructura y la composición del myxozoo Ceratomyxa puntazzi, que habita en la bilis del sargo picudo (Diplodus puntazzo). Este sargo es una de las especies que se están empleando para ampliar la diversidad de especies utilizadas en las piscifactorías mediterráneas.

En concreto, el equipo distinguió dos ciclos de desarrollo del parásito: (a) desarrollo proliferativo preesporogónico y (b) esporogénesis. Según los investigadores, ambos ciclos de desarrollo se producen en paralelo, pero se observó que los peces presentaban fases predominantes con carencia de esporas maduras o bien fases predominantes con esporas maduras.

«La aplicación de técnicas in vivo ha permitido analizar los mecanismos de proliferación y el movimiento de este tipo de patógeno que afecta al aparato digestivo de estos peces y puede generar enormes pérdidas en las piscifactorías», informó Gema Alama Bermejo del Instituto Cavanilles, que en la actualidad realiza una investigación de postdoctorado en el Instituto de Parasitología de la Academia de Ciencias de la República Checa.

Los autores del artículo indicaron: «Tal y como se muestra en el estudio, la combinación de microscopía óptica, microscopía electrónica de barrido y trasmisión y microscopía láser confocal tridimensional aportó nueva información sobre la estructura y morfología de las fases del parásito ceratomyxid en la bilis, y proporcionó datos singulares sobre la composición del parásito, la motilidad y la citoquinesis celular de los myxozoos, aspectos hasta ahora no estudiados.»

Los investigadores advierten de que aunque la CLMS sea una herramienta que no se utiliza con asiduidad, es extremadamente útil en la investigación de la morfología tridimensional de los parásitos y en la determinación de la presencia y ubicación de algunos componentes celulares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario