martes, 1 de mayo de 2012

LG reinventa las televisiones de plasma con la tecnología PLED


A mediados de abril LG puso a la venta en España televisiones de 50 y 60 pulgadas con esta nueva tecnología, que busca mejorar el plasma tradicional.



PLED significa Pixel Light Emitting Display y es más que nada un término de marketing creado por LG para una nueva gama de televisores de plasma que mejoran muchas de sus características, pero que poco tienen que ver con LED. No obstante, en LG parecen pensar que de este modo el comprador pensará que es una televisión LED, que son las que venden ahora.

Pero si olvidamos este término nos encontramos con un plasma muy mejorado, al menos sobre el papel. Las pantallas de plasma suelen ser las preferidas por calidad de imagen –sobre todo por los negros, que las LCD son más bien grises oscuros– y, en el caso del 3D, por las pocas interferencias que se producen entre las imágenes que se envían a los ojos izquierdo y derecho, el temido crosstalk. Sin embargo no existen a pequeños tamaños de pantalla, tienen problemas de reflejos y consumen mucha más electricidad.

Para solucionar estos problemas LG ha reducido el tamaño de cada subpíxel y aumentar la concentración de gases. Esto reduce la energía necesaria para encenderlos y eleva su vida útil, que LG ha estimado en unas 160.000 horas de uso normal en el hogar, frente a las 100.000 de un plasma tradicional. Además, de esta forma la pantalla puede disponer de un acabado mate, como las LCD. De estas televisiones también incorpora el procesado electrónico de imagen, para eliminar la sensación de que la imagen se mueve a saltos.

Eso sí, la tecnología sólo está disponible en aparatos de 50 y 60 pulgadas, y sigue sufriendo del problema de las "sombras" que dejan en la pantalla las imágenes fijas, problema que se intenta evitar con salvapantallas. No deja de ser un plasma.

En cualquier caso, tanto esta técnica como el Crystal LED de Sony no son más que formas de hacer una transición hacia la tecnología que todos consideran que será el futuro: OLED. Pero mientras no se abaraten los precios de fabricación tendremos que conformarnos con mejoras tanto del plasma como del LCD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario