lunes, 14 de mayo de 2012

Firefox 15 consumirá mucha menos memoria si se usan extensiones


Tras el lanzamiento de Firefox 7, las extensiones eran la principal causa del enorme uso de memoria del navegador.


En junio de 2011, Mozilla puso en marcha el proyecto Memshrink, cuyo objetivo era adelgazar Firefox. Los usuarios habituales de este navegador saben por qué. Según se van abriendo pestañas y sitios web, el navegador empezaba a abusar de la memoria del ordenador, además de ralentizarse; el problema era una vía de agua que llevaba a sus usuarios a los brazos de Chrome. Pocos meses después, con el lanzamiento de Firefox 7 en septiembre, empezaron a verse los frutos de este trabajo con una reducción en el uso de la memoria que en algunos casos alcanzaba el 50%.

No obstante, desde entonces la optimización de Firefox se ha enfrentado a un problema especialmente peliagudo: su sistema de extensiones. En este momento la principal ventaja del navegador de Mozilla sobre otros competidores como Chrome es el enorme ecosistema de extensiones del navegador. Como uno de los objetivos al crear Firefox era que no fuera un navegador demasiado grande y fueran las extensiones las responsables de buena parte de sus funciones más avanzadas, éstas son capaces de modificar hasta los más íntimos aspectos de Firefox. Y eso supone que son más proclives a presentar problemas que provoquen un uso excesivo de memoria.

Así, los usuarios que hacían uso de extensiones como McAfee SiteAdvisor, Firebug, PicPasso o YouTube Ratings Preview no notaron tantas diferencias al usar Firefox 7 y las versiones que han venido después. El problema no era el navegador sino las extensiones. Pero esto está a punto de cambiar. En concreto, lo hará cuando se lance Firefox 15 el 28 de agosto.

El responsable de Memshrink, Nicolas Nethercote, ha informado en su blog de la corrección de la principal fuente de fugas de memoria por parte de las extensiones. El problema es explicado con más detalle por el desarrollador responsable de resolver el problema, Kyle Huel. Cuando cerramos una pestaña, el navegador libera la memoria asociada a ella. Pero si una extensión estaba "actuando" en dicha pestaña y no tenía cuidado de dejar de asociarse a la pestaña cuando ésta se cerraba, la memoria que empleaba seguía en uso en lo que se denomina un "compartimento zombi"; un trozo de memoria que debería estar muerto, pero que de algún modo sigue ahí.

Un usuario intensivo ha probado el cambio y ha informado que antes, tras un día de uso, la memoria empleada por Firefox podía llegar a los 900 megas de forma habitual, pero que con una versión preliminar que incluye la corrección a este problema el gasto se había reducido a 230 megas. No obstante, no parece que semejante reducción vaya a ser la norma, aunque sí podría suceder en algunos casos como el de los desarrolladores web que hagan un uso habitual de Firebug, por ejemplo.

El cambio, no obstante, provoca que algunas extensiones dejen de funcionar correctamente. En concreto todas aquellas que han sido creadas con versiones antiguas del Add-On SDK, la herramienta creada por Mozilla para facilitar el desarrollo de extensiones que no requieran. No obstante, se espera que para el lanzamiento de Firefox 15, la mayor parte de los creadores de estas extensiones las hayan actualizado ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario