jueves, 17 de mayo de 2012

Argentina competirá con España con sus vinos de "La Rioja"

La Justicia argentina rechaza el recurso interpuesto por el Consejo Regulador español que pretendía impedir que la región argentina usase esa denominación en sus vinos.


La Justicia argentina ha ratificado, en una segunda sentencia, que los productores de la región de La Rioja de aquel país podrán utilizar "La Rioja" como denominación de origen, desestimando así el recurso interpuesto por el Consejo Regulador de la DOC Rioja (España) en contra del mismo fallo dado en primera instancia el pasado 24 de febrero.

La Cámara confirma así el pronunciamiento previo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo Federal que daba la razón al Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) argentino y desestimaba la demanda puesta por el Consejo Regulador español basada en la posible confusión que podía generarse en el consumidor.

El tribunal de primera instancia consideró en febrero que las pruebas aportadas por el Consejo Regulador no demostraban ni acreditaban la eventual confusión o inducción al error de los consumidores. Consideraban que añadir 'Argentina' al nombre de la región productora era un "efectivo y contundente término diferenciador que no deja lugar a duda".

Tras conocer este segundo fallo, el presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, ha instado a la Unión Europea a actuar ante un caso que considera de "competencia desleal". Ha anunciado también que se pondrá en contacto con el ministro de Agricultura español, Miguel Arias Cañete, para valorar las acciones a tomar.


Después del jamón llega el vino

Los ánimos estaban calientes tras la expropiación de YPF cuando el polémico el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, anunció el acuerdo firmado con los productores argentinos de carne de cerdo para reducir en un 20% la importación de jamón y otros productos de cerdo españoles. Argentina importó en 2011 unas 274 toneladas de jamones españoles, valoradas en 1,7 millones de euros. España fue el primer exportador de este producto a la Argentina, seguido de Brasil e Italia.

A pesar de la coincidencia en el tiempo con la polémica expropiación de Repsol, la decisión viene de 2010, cuando el polémico secretario de Comercio Interior argentino se reunió con representantes de supermercados y grandes distribuidores para anunciarles que, a partir de ese momento, debían reducir las importaciones de productos que tuvieran un equivalente en la producción argentina. El jamón y el aceite de oliva español estaban ya en el punto de mira, como también la pasta italiana o el chocolate suizo.

En La Rioja argentina predomina un relieve montañoso de escasa vegetación sin la presencia de un curso de agua permanente. Su economía se sustenta a partir de la agricultura bajo riego artificial, con la producción de vid y olivos principalmente. Sus caldos no gozan de las mimas excelencias climáticas que las de La Rioja española ni siguen las mimas normas que las del Consejo Regulador español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario