miércoles, 18 de abril de 2012

Por qué cada vez más chinos van a estudiar a universidades en el exterior

En los últimos dos años, 620.000 estudiantes partieron desde el país asiático. Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia son algunos de los destinos preferidos. Las razones detrás de una tendencia que crece.


Más allá de los cambios políticos y económicos, la apertura de China al mundo también sentó nuevas bases para la educación superior. En la actualidad, cada vez son más los habitantes del gigante asiático que deciden comenzar sus estudios de grado en universidades del exterior.

En los últimos dos años, 620.000 chinos salieron de su país para estudiar en el extranjero. Ese número representa más del 25% del total de chinos que estudiaron fuera de su país desde el comienzo de las reformas políticas en China en 1978, según consigna un artículo del periódico Financial Times.

A su vez, los últimos datos del Consejo de Escuelas de Posgrado mostraron un aumento del 18% en 2012 de los alumnos que se postulan a escuelas de posgrado estadounidenses, con respecto al año anterior. En la actualidad, los chinos representan la principal fuente de estudiantes extranjeros para los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Australia.

El crecimiento es aún mucho más rápido para los estudiantes chinos que inician sus estudios en universidades de los EEUU. El año pasado, esta cifra aumentó un 43%, de acuerdo con el Instituto Internacional de Educación.

Tradicionalmente, sólo los mejores alumnos estudiaban en institutos de educación superior extranjeros. Pero con el tiempo, los motivos fueron cambiando. Por un lado, muchas universidades estatales de los Estados Unidos están batallando para mejorar sus fondos y encuentran en China uno de sus mercados más importantes.

"Los chinos son atractivos no sólo porque son muchos, sino también porque están dispuestos a pagar toda su educación universitaria", dice una fuente oficial de Education USA, la oficina de servicios de educación del Departamento de Estado.

Otro de los motivos para cruzar las fronteras de su país y recibir educación superior se basa en la política de permitir a las familias chinas tener un solo hijo. De esa forma, sus abuelos cuentan con el dinero suficiente para pagarles la educación que requieran.  

Las universidades extranjeras también se presentan como un "plan B" para algunos estudiantes chinos. La trayectoria y exigencia de algunas universidades de China no son fáciles de afrontar y, de esa forma, la educación en el extranjero se presenta como una posibilidad asequible.

Sin embargo, las universidades también se preguntan cómo balancear las nacionalidades que reciben en sus casas de estudio. "Hace cinco años, teníamos tres o cuatro estudiantes chinos entre 150 alumnos internacionales. Ahora, representan un tercio de todos esos estudiantes", aseguró Jim Miller, director de admisión de la Universidad de Wisconsin-Superior. Y agrega: "No queremos que trepe hasta el 50 por ciento".

Para muchos estudiantes chinos, uno de los principales desafíos es adaptarse a las costumbres de los países occidentales dentro de las aulas. Mientras que en China se utiliza un sistema que hace hincapié en el aprendizaje de memoria, los profesores occidentales incentivan las discusiones en clase y la socialización con los pares.

Una encuesta realizada a alumnos chinos en universidades de Inglaterra -llevada a cabo por Nottingham, Birmingham y academias de Tsinghua- reveló que rara vez encuentran amigos occidentales. Sin embargo, la mayoría de ellos siente que sus años en el extranjero cambian sus vidas para siempre y una vez que regresan a sus hogares, poseen una visión más crítica de su país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario