martes, 17 de abril de 2012

Innovadores que triunfan reinventando viejas ideas


Algunos emprendedores saben mirar al pasado y rescatan ideas que una vez tuvieron éxito y que hoy, adaptadas al mercado actual, sirven para crear nuevas compañías. Otros renuevan sectores que se habían quedado obsoletos y renacen así de sus cenizas. Es un plus que va más allá de la capacidad habitual para ver el futuro y detectar necesidades que otros no pueden vislumbrar.


Algunos descubren nuevos sectores. Incluso inventan filones de negocio que nadie podía imaginar. Crean profesiones que no existían y satisfacen (o generan) necesidades de la gente que muy pocos son capaces de ver. Es la mirada del emprendedor hacia el futuro. Aunque no todo es crear tendencias. Muchos innovadores saben también retornar al pasado y son capaces de rescatar ideas que tuvieron éxito un día y hoy, readaptadas, significan un triunfo. Otros reactivan sectores en declive o negocios obsoletos que reviven con ese impulso rejuvenecedor.

Iñaki Arrola, socio fundador de Coches.com, asegura que “los emprendedores –y también los inversores– pueden y deben inventar cosas nuevas a partir de algo que ya funciona o está olvidado. Los concesionarios de automóviles, por ejemplo, pasan por una mala situación y son antiguos. Es posible dar con el Apple de la venta de coches”. Arrola se refiere asimismo a otros ejemplos de reinvención, como el negocio de las entradas para todo tipo de espectáculos, la música o el hecho simple de tomarse un café: “Algo obsoleto hasta que llegó Starbucks... O Nesspreso”.

El caso de Nespresso representa un ejemplo de innovación transformadora del consumo de la commodity más antigua: el café. Se trata de un desarrollo de I+D que fue vendido a Nestlé y que estuvo varios años fermentando en mercados en los que no llegó a cuajar, aunque terminó por triunfar.

Riley Gibson, cofundador y CEO de Napkin Labs –una startup que se dedica a transformar a los seguidores de Facebook de las empresas en colaboradores para obtener nuevas ideas– explicaba recientemente en Inc. que “las tecnologías y herramientas más novedosas en el campo de la medicina se reinventan constantemente para ayudar al cuidado de la salud. Pero estas tecnologías alejan a muchos profesionales de sus pacientes en detrimento de una medicina más humanizada. La innovación más importante en este campo para la próxima década será una vuelta a ese toque humano tradicional. Algo similar ocurre si nos fijamos en los productos de Apple. Son diferentes y futuristas, pero su diseño hunde sus raíces en los principios que Dieter Rams postuló hace más de veinte años, basándose en que ‘el buen diseño es el que no se nota’. Apple crea productos que aparecen como totalmente nuevos, pero cada detalle está basado en algo que nos resulta absolutamente familiar, desde las carpetas a la tipografía”.

Ramón Hermosilla, fundador y CEO de HGC Group, es un emprendedor especializado en el sector inmobiliario, la consultoría financiera y el turismo, y ha participado en algunos proyectos como Uspeak o Cazaworld. Asegura que hay sectores necesarios e insustituibles: “En el campo inmobiliario es posible diferenciarse con nuevos conceptos, modelos de eficiencia y menores costes financieros sin bajar la calidad. Hasta en los sectores que parecen caducos se puede innovar”.

El emprendedor se refiere asimismo a la enseñanza de idiomas –otro terreno abonado para la renovación– y cita el ejemplo de Uspeak con su algoritmo de errores y aciertos que se almacenan y que mejora el sistema de aprendizaje. 

El CEO de HGC Group añade asimismo el sector turístico a las posibilidades de reinvención: “La tiranía de la transparencia, que da al usuario un nuevo poder y una gran capacidad de análisis de la información, lleva a que el público mande en la venta de habitaciones por internet. Con compañías como TripAdvisor en el mercado ya no vale la categorización por estrellas de los hoteles”.

El ciclo de la innovación
Didac Lee, CEO de Inspirit, creador de empresas e impulsor de un acelerador de nuevas compañías, se muestra convencido de que la innovación es cíclica: “La humanidad tiene una serie de problemas que suelen ser los mismos. Con cada solución se mejora. Pero al igual que el mundo del software, la versión 2 es mejor que la 1 y la 3 será mejor que la 2. Por eso podemos hablar de viejo problema con nueva solución. En muchas ocasiones, una innovación sustituye a algo que en su día fue innovador. En Internet, por ejemplo, todo parece ir a una velocidad superior, por lo que podemos observar muchos cambios en poco tiempo. La vida de una empresa de tecnología es como la de los perros, un año en internet o en tecnología equivale a siete en otro sector”.

Lee es, entre otras, el impulsor de Zyncro, una compañía que está en el espacio de las intranets: “Desde hace más de 15 años la promesa eterna de tener redes privadas en las empresas ha estado siempre en boca de todos los directivos. Sin embargo, la intranet solía ser costosa y no se utilizaba demasiado, porque la adopción por parte del usuario corporativo es lenta. Pero el fenómeno de la personalización –que hace que las aplicaciones corporativas se parezcan a las que consumimos en casa– permite que aparezcan las redes sociales privadas.

Hasta mi madre usa Facebook para compartir fotos o información con sus familiares y amigos. Zyncro propone una intranet socializada con aspecto 2.0, y el hecho de que esté en la nube hace que el modelo de precio sea flexible al pago por uso, y no al pago”.

Carlos de Otto, fundador de Biit –una aplicación española de música streaming con un algoritmo que reconoce el gusto musical y recomienda canciones similares– cree que crecer en un sector que no existía es complicado, pero también lo es identificar oportunidades ya existentes. De Otto asegura que “es posible analizar esos sectores antiguos y establecidos. Es complicado entrar si no se consigue romper el ecosistema, pero sólo los emprendedores son capaces de cambiar definitivamente las reglas de juego”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario