jueves, 19 de abril de 2012

Hombre de Pekín

Los fósiles podrían encontrarse debajo de un aparcamiento en la ciudad portuaria de Qinhuangdao, en el norte de China.

De acuerdo con los resultados de un estudio reciente, un grupo de investigadores sudafricanos y chinos podría haber encontrado el lugar en que los fósiles del misterioso “hombre de Pekín” habrían sido enterrados.

Los fósiles podrían encontrarse debajo de un aparcamiento en la ciudad portuaria de Qinhuangdao, en el norte de China, de acuerdo con el estudio publicado en la Revista Sudafricana de Ciencia de este mes. El hallazgo se basa en los recuerdos de un marine estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, quien vio dos cajas con huesos en ese aparcamiento en 1947.

Esa podría haber sido la última vez que alguien vio los fósiles del hombre de Pekín, dice el estudio a cargo del profesor Lee Berger de la Universidad Witwatersrand de Sudáfrica y dos investigadores chinos del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de Pekín.

El artículo, sobre la investigación de un informe confiable de un marine estadounidense sobre el paradero de los fósiles perdidos del hombre de Pekín, cuenta la historia de un ex marine, Richard M. Bowen, quien cree haber visto los fósiles en una Base de Marines en China en 1947.

En el artículo, los investigadores analizaron la historia de Bowen en el Campamento de Holcomb en Qinhuangdao, y consideran que se trata del relato más confiable, dijo la Universidad de Witwatersrand en un comunicado de prensa en su sitio web.

La historia de Bowen llevó a los investigadores a Qinhuangdao, donde se cree que los huesos fueron enterrados debajo de un aparcamiento. El equipo considera que los fósiles podrían continuar enterrados bajo una capa de asfalto.

“Así es altamente posible que los fósiles hayan llegado hasta Chinwangtao (Qinhuangdao) y un punto lógico para la descarga del tren militar de Pekín habría sido el extremo de la línea férrea en el Campamento de Holcomb. Obtuvimos dos mapas del campamento, con fecha de 1931 y 1939. Richard Bowen fue capaz de localizar las cajas de piedras en los dos mapas”, dijeron los investigadores en el artículo.

Perdidos en 1939 cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en el Pacífico, los fósiles fueron vistos por última vez cuando fueron cargados por marines estadounidenses en dos cajas en camiones, para ser conservados en los EE.UU.

La pérdida de los fósiles del hombre de Pekín continúa siendo uno de los más grandes misterios paleoantropológicos en la historia de la ciencia.

Varios intentos significativos fueron hechos para localizar los fósiles, incluyendo recompensas sustanciales por los gobiernos de EE.UU. y China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario