lunes, 16 de abril de 2012

Advierten de la necesidad de sistemas de alerta contra tsunamis en España

Los geólogos advierten que, aunque el riesgo es moderado, habría que tomar medidas en un plazo de diez años.


El sur de España debería tener sistemas de alerta contra tsunamis porque el país no está exento de terremotos ni tsunamis porque tiene un riesgo geológico "moderado", según el presidente del Ilustre Colegio de Geólogos, Luis Suárez.

Así, ante el terremoto de 8,9 grados de magnitud en la escala Ricther que se ha registrado este miércoles en Indonesia, ha explicado a Europa Press que podría producir un 'tsunami' que llegaría a las costas del Índico en unas tres o cuatro horas y que el seísmo ha liberado una energía equivalente a la explosión de 100 millones de toneladas TNT.

Sobre España, ha recordado que a causa del terremoto de Lisboa, en la concurrencia de las fallas de las Azores y Gibraltar, se produjo hace unos 200 años un tsunami que dejó 1.000 muertos en las costas de Huelva y Cádiz y que el día de navidad de 1885, un terremoto dejó en Arenas del Rey (Granada) unos 900 muertos.

Por ello, opina que sería positivo que se instalaran mecanismos o sistemas de alerta en el sur de España, sobre todo en la fachada atlántica. Además, ha defendido como una de las medidas que "menos cuesta" es la formación e información en riesgos geológicos, con los que los ciudadanos pueden tomar conciencia.

"En España tenemos que mejorar mucho", ha apostillado el presidente de los geólogos, que apuesta por que se llegue a un consenso entre las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia y Valencia para abordar este tema desde el punto de vista local, regional o estatal porque, según ha advertido "se pueden producir terremotos como el de Lorca o mucho más elevados de magnitud".

Pese a que el riesgo en España es "limitado", a su juicio, "hay que tomar medidas con un plan a diez años" y ha criticado que el tiempo geológico y el político son distintos porque en España se producen terremotos destructivos cada 80 años aproximadamente pero los poderes políticos "tienen que pensar en no diseñar planes solo para cuatro años sino para un tiempo mayor".

"No somos un país con riesgo sísmico alto, sino moderado pero tenemos que tomar medidas de planificación a medio largo plazo más concretas y eficientes porque algún día nos tocará", ha concretado porque "se sabe donde se van a producir, pero no cuándo". En España las zonas de mayor riesgo son el sur y sureste peninsular.


Gran magnitud del anillo de fuego

El experto ha señalado que el terremoto se ha producido a 495 kilómetros de Banda Aceh, la capital de la región indonesia de Aceh, y su hipocentro se ha registrado a 33 kilómetro de profundidad en la zona conocida como anillo de fuego, donde confluyen la placa Euroasiática y la placa Pacífica, "una de las zonas con mayor intensidad sísmica de la Tierra". Sin embargo, espera que el hecho de que se haya producido a tanta profundidad suponga "pocos" daños.

Suárez ha destacado que, de acuerdo a los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), esta zona registra una media de 7.000 sismos anuales, "aunque la mayoría son de baja intensidad".

En esta misma zona, el 26 de diciembre de 2004 se produjo un terremoto de magnitud 9,2 en la escala de Richter que provocó un devastador tsunami en el que fallecieron más de 60.000 personas sólo en la ciudad de Banda Aceh, al este de Kuala Lumpur.

Así, ha dicho que, en total, el seísmo y ha añadido que, de momento no se conoce un balance de posibles daños materiales o humanos, algo que depende del desarrollo económico del país. Por ejemplo, ha recordado que en el que se produjo en Japón el 11 de marzo de 2011 a las 12 horas ya se tenía un conocimiento cualitativo del terremoto.

Respecto a la velocidad de propagación del tsunami, ha indicado que en el caso de Japón, el tsunami llegó a Chile al día siguiente, porque el tsunami suele salir del foco o epicentro a una velocidad "muy alta", en algunos casos de 200 kilómetros por hora, que posteriormente va disminuyendo. "El de Japón fue un salto de agua de muchos metros y produjo un tsunami brutal y catastrófico", ha añadido.

Sobre las posibilidades de evacuación, Suárez estima que en tres o cuatro horas sí hay tiempo para evacuar a la población porque toda la zona cuenta con sistemas de alerta que no sirvieron en Japón porque el terremoto se produjo muy próximo a la costa.

En ese sentido, ha precisado que los países cuentan con sistemas conectados a terremotos en la zona que emiten señales acústicas, luminosas, o de megafonía, para que la población se resguarde en zonas seguras. Sin embargo, esto no funcionó en el caso de Japón porque tenían pantallas de cinco metros, cuando la ola gigante alcanzó casi los 20 metros de altura.

El presidente de los geólogos ha subrayado que la primera de las señales para saber si llegará o no un tsunami es que el mar se retira de manera destacada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario